La Luz y La presencia. Hotel Palacio del Retiro. Madrid

El diálogo entre el color y las figuras

La obra de Faustino Blanco Vega está enmarcada dentro del arte figurativo con una tendencia al expresionismo intimista donde las figuras se disuelven llegando en algunos casos a rozar una representación no figurativa. Sus composiciones generan un dinamismo y actividad visual gracias a las formas redondeadas y curvas y al uso del color donde se establece un diálogo entre los colores de amplia gama pero que son coherentes con el movimiento compositivo.
A pesar de estas composiciones dinámicas, en cuanto a las líneas de planteamiento de las piezas como a la variedad cromática, Faustino consigue un ámbito intimista e introspectivo donde sus obras con personajes anónimos, sin rostros que provocan una identificación entre las figuras representadas y el espectador, nos pone en el terreno tan complicado y a la vez sugerente del voyeur que espía a los personajes con curiosidad y con cierto tipo de complicidad.
Este efecto intimista de las obras de Faustino se acentúa en sus iluminaciones y ámbitos de interior donde suceden sus composiciones. Lugares de ocio, de cultura, de tertulia, de música, donde los personajes interactúan como una masa común que se recrea con la belleza clásica a través de los desnudos femeninos, y se retuerce como una tertulia nocturna sobre los elementos más profundos de la filosofía y, a la vez, con los más lúdicos de las conversaciones noctámbulas en un café en el que se puede hablar de todo.
Quizá las figuras de Faustino son representaciones de nuestras ideas que se intercambian y mutan de forma y de color, a veces de manera hedonista y otras, lúgubres y dramáticas, en función de nuestras circunstancias, es decir, en función del sentido de la vida.

Sergio Delgado Jiménez
Artista Plástico y Especialista en Arte Contemporáneo
Director de Río creative art center

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Relatos del Interior- Palacio de Cibeles- oficina Principal de Correos

Fin de semana intensivo Socios Magenta

Curso Instensivo Socios Magenta

Instantáneas del curso de acuarela impartido por Faustino Blanco Vega, en la Asociación Cultural Magenta, de Fuenlabrada.
Interesante curso, impartido por uno de los acuarelistas más importantes de España, con una larga trayectoria y un amplio conocimiento de esta técnica, hacen que la acuarela vaya surgiendo como por arte de magia.
El curso resulto muy interesante y los trabajos de los asistentes fueron de un alto nivel, teniendo en cuenta las dificultades de la técnica de la acuarela.

Resumiendo…Que majos sois, que buena organización y que cariño he recibido. Mil gracias a todos y… especialmente a mi amigo de toda una vida, Evaristo Palacios, que con su talento a creado y mantenido este maravilloso grupo.

EntreLíneas- Casa de Cultura- San Lorenzo de El Escorial”

Exposición Entre-líneas

De todas las exposiciones que he realizado, ésta ha sido especialmente interesante para mí por la experiencia de comunicación con los visitantes.
Sólo tuve que ir con los ojos bien abiertos y los sentidos dispuestos para recibir los estímulos del público asistente, que fue de lo más variado en edad y condición socio-cultural.
A pesar de la gran saturación de imágenes que nos invade, ha sido un placer comprobar que aún hay un público al que la prisa no le impide pararse a respirar la esencia de una obra de arte, y además, compartir con el artista, preguntas y puntualizaciones, sobre técnicas y proceso creativo.
Por todo esto ha sido tan enriquecedor.
Gracias a todos.
Agradezco a Juan Luis Llácer la generosidad de prestarme unos fragmentos de sus poemas que han enriquecido ésta muestra de una manera notable.

EntreLíneas por Juan Luis LLácer

El mundo que tus sentidos te descubren es como la espuma que se forma en la superficie de un río de aguas bravas. Lo que a la distancia parece sólido y compacto, mirado de cerca se revela como vacío.

Y así es la danza infinita de la vida, el gran baile de máscaras que a todos nos arrastra. La máscara que oculta tu rostro no sabe que ella no es nada sin ti. Pero tú tampoco sabes que hay un rostro vivo detrás de la máscara que crees ser.

En el mundo de las máscaras las manos acarician sin tocar. Los labios besan sin hablar. Difusas y vaporosas formas humanas se unen sin conocerse.

Los cuerpos danzan al son de una música de origen desconocido. Las miradas se cruzan sin encontrarse, tejiendo una red pegajosa que hace naufragar las nocturnas travesías hacia la luz.

Pero la luz jamás se extingue. Tu eres luz y el mundo es luz.

Las máscaras están echas de líneas entrelazadas. Y en esa tupida y densa trama hay caminos que conducen al infinito.

Los cuadros que vas a tener delante de tus ojos son ventanas abiertas a la realidad luminosa que está velada para ser revelada.

Penetra entre los hilos que tejen el mundo de las apariencias.

Báñate en la luz, y haz que la luz irradie entrelíneas.

Juan Luis Llacér
http://www.juanluisllacer.es/

La Luz Habitada-Palacio de Cibeles-Oficina Principal de correos.

La Luz Habitada-Palacio de Cibeles-Oficina Principal de correos.

 

Texto de Juan Luis LLácer

En la noche hay espacios que se abren con el girar de una puerta, pequeños oasis de luz habitada. Como una sombra anónima has ocupado el lugar que te estaba esperando, has tomado posesión de tu pequeño territorio, desde el que puedes observar el mundo que ya es también tu mundo.

Ves cuerpos que se mueven de una soledad a otra, miradas que se cruzan sin encontrarse, caricias que se dan al aire y palabras que se entrechocan y explotan como burbujas. Formas que se mueven sin abandonar su reposo, insinuaciones y gestos que abren puertas a estancias íntimas fuera del tiempo. Sugerencias que acarician y se van, mostrando el camino en cuya final está el infinito.

Ves cuerpos que se acercan, que se reconocen y se saludan con un abrazo y un beso. Ves los gestos del deseo, aspiras el aroma que desprenden esas palabras que no oyes, te impregnas del sabor de ese alimento que comparten los amantes, y que nadie sirve en tu mesa.

Cuando abandonas la luz habitada te vas con ese gran tesoro dentro de ti, y que ya sientes agitarse en tus entrañas como una familia de criaturas que te piden nacer para no morir.

Caminas solo, pero rodeado por una multitud amiga. Tienes una prisa serena y tranquila por llegar a tu pequeño santuario, donde saldrán a la luz que todos pueden ver las luces que solo tú has visto.

Y esas luces habitadas, colgadas de una pared, son las que vas a tener delante de tus ojos, tú que esto estás leyendo, para que las hagas tuyas, porque nacieron para ti.

Juan Luis Llácer

 

 

 

9 + 12 =

A %d blogueros les gusta esto: